¿Qué?

DRENAJE LINFÁTICO

El drenaje linfático es un masaje terapéutico dentro de las técnicas de masoterapia. Se basa en la activación del sistema linfático superficial con el objetivo de que se mejore la eliminación del líquido intersticial y otro tipo de moléculas, facilitando su evacuación.

¿Para quién es el drenaje linfático?

Para mujeres y hombres que deseen mejorar su estado de salud y sus sistemas nerviosos e inmunológicos, eliminar problemas de estrés o de ansiedad o para aquellas personas que quieran luchar, de manera natural, contra la celulitis, la piel de narajan y otros depósitos grasos.

¿Cómo?

El drenaje linfático se basa en una serie de maniobras manuales que se realizan de manera muy suave, con el fin de drenar la linfa que se encuentra estancada. Este masaje desplaza la linfa hacia zonas linfáticas sanas que permiten la evacuación de dicho exceso.

¿Por qué hacerme un drenaje linfático?

Este tipo de masaje está indicado para luchar de manera muy eficiente contra:

  • El acné.
  • La celulitis o varices.
  • Todo tipo de edemas (por embarazo, post-operatorios, del sistema linfático, etc)..
  • Fiblromialgia.
  • Artritis o artrosis.
  • Hematomas.

Zonas en las que se hace el drenaje linfático:

Se van a masajear todas las zonas del cuerpo que tengan alguno de los problemas mencionados anteriormente, por lo que un drenaje linfático puede abarcar casi cualquier zona del cuerpo.

Objetivo del drenaje linfático:

Contribuye a mejorar el sistema inmunológico y a eliminar desechos acumulados. Además este masaje tiene un efecto sedante por lo que disminuye la ansiedad o el estrés del paciente.

Duración del drenaje linfático:

La duración del drenaje linfático es de 1 hora y media.

Resultados del drenaje linfático:

Gran alivio, bienestar y relajación. Mejora de tu estado de salud.

drenaje linfático